Una casa donde quepamos todos y todas

Mural en Silvia, Cauca

¿Cómo visibilizar a las mujeres que han estado marginadas de la vida social colombiana, y en especial a las mujeres campesinas? El posconflicto es una oportunidad histórica para potenciar la participación de todas las mujeres del campo y de las ciudades para construir la paz en Colombia.

Las mujeres campesinas, indígenas, afrodescendientes, desplazadas, estudiantes y trabajadoras debemos asegurarnos que la inclusión participativa y el reconocimiento de nuestros derechos se reflejen no solo en la constitución política también en las políticas públicas del país y en nuestra vida cotidiana. Los Acuerdos de Paz firmados en la Habana debemos conocerlos y apropiarlos, porque es la herramienta que nos va a permitir desdibujar esos imaginarios que tenemos la sociedad colombiana frente a las mujeres que en algún momento, y por circunstancias ajenas a ellas, tuvieron que empuñar las armas.

Como sociedad debemos garantizar desde la ciudad hacia al campo que la incorporación de las prácticas de las mujeres que vuelven a la vida civil se pueda fusionar con las prácticas propias de las ciudades. Entendiendo que:

La desigualdad de género también tiene implicaciones importantes en la erradicación de la pobreza y en el desarrollo.

– Martha Nussbaum

Nuestro reto es generar nuevas posibilidades para crear espacios de diálogo donde el consenso y la concertación nos lleven a un compromiso mutuo como sociedad porque el conocimiento, los saberes y las prácticas se construyen socialmente y no solo en la academia. Y es justamente ésta última la que debe salir de las ciudades para llegar al campo donde están todas estas mujeres, niñas y adolescentes que han sido marginadas y excluidas históricamente.

El reto es desafiarnos a nosotras mismas y reconstruir significados colectivamente, la autogestión y la autoorganización son conceptos que debemos apropiarnos. La plena garantía de los derechos deben ser construidos de abajo hacia arriba, y una manera de hacerlo es a través de las iniciativas colectivas de diversos tipos, con ésto estaríamos dando un paso importante para cambiar la cultura política del país. Aún cuando la violencia se haya hecho cotidiana en el país debemos seguir apostando por una “casa” donde quepamos todos y todas. Llenar de universidad al campo, de solidaridad las ciudades y de humildad la sociedad: haciendo real una paz eficaz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s